/ lunes 11 de diciembre de 2023

Cómo nos afecta la desinformación de las redes

La guerra de información abunda en las plataformas socio digitales y todos contribuimos, consciente o inconscientemente

La desinformación es engañoso generado deliberadamente y difundido con fines egoístas o maliciosos. A diferencia de la información errónea, que puede compartirse sin querer o con buenas intenciones, la desinformación tiene como objetivo fomentar la desconfianza, desestabilizar las instituciones, desacreditar las buenas intenciones, difamar a los oponentes y deslegitimar fuentes de conocimiento como la ciencia y el periodismo.

Muchos gobiernos participan en campañas de desinformación. Por ejemplo, el gobierno ruso ha utilizado imágenes de celebridades para llamar la atención sobre la propaganda contra Ucrania. Meta, empresa matriz de Facebook e Instagram, advirtió el 30 de noviembre de 2023 que China ha intensificado sus operaciones de desinformación.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe noticias relevantes sobre más negocios disruptores

La desinformación no es nada nuevo y muchos países, incluido Estados Unidos, han practicado la guerra de información. Pero internet otorga a las campañas de desinformación un alcance sin precedentes. Los gobiernos extranjeros, los trolls, los extremistas nacionales e internacionales, los especuladores oportunistas e incluso las agencias de desinformación pagadas explotan Internet para difundir contenido cuestionable. Los períodos de disturbios civiles, desastres naturales, crisis sanitarias y guerras provocan ansiedad y búsqueda de información, de la que se aprovechan los agentes de desinformación.

Ciertamente vale la pena estar atento a las señales de advertencia de desinformación y discurso peligroso, pero hay tácticas adicionales que emplean los agentes de desinformación.

La desinformación tiene como objetivo fomentar la desconfianza, desestabilizar las instituciones, desacreditar las buenas intenciones, difamar a los oponentes y deslegitimar fuentes de conocimiento

Es sólo una broma

Existen tácticas en las que los agentes de desinformación utilizan memes, comedia política de medios estatales o discursos para restar importancia a asuntos serios, atacar a otros, minimizar la violencia o deshumanizar y desviar la culpa.

Este enfoque proporciona una defensa fácil: si se les cuestiona, los agentes de desinformación pueden decir: "¿No puedes aceptar un chiste?". seguidos a menudo de acusaciones de ser demasiado políticamente correctos.

Shhh... díselo a todos

La generación de rumores es una táctica en la que los agentes de desinformación dicen tener acceso exclusivo a secretos que alegan están siendo ocultados intencionalmente. Indican que "sólo escucharás esto aquí" e implicarán que otros no están dispuestos a compartir la supuesta verdad; por ejemplo, "Los medios no informarán esto" o "El gobierno no quiere que sepas" y " No debería decirte esto…”

Pero no insisten en que la información se mantenga en secreto y, en cambio, incluirán estímulos para compartirla; por ejemplo, "Haz que esto se vuelva viral" o "La mayoría de la gente no tendrá el coraje de compartir esto". Es importante preguntarse cómo un autor o un orador pudo haber obtenido información tan “secreta” y cuál es su motivo para incitarlo a compartirla.

La gente está diciendo

A menudo la desinformación no tiene evidencia real, por lo que los agentes de desinformación encuentran o inventan personas que respalden sus afirmaciones. Esta suplantación puede adoptar múltiples formas. Los agentes de desinformación utilizarán anécdotas como evidencia, especialmente historias comprensivas de grupos vulnerables como mujeres o niños.

De manera similar, pueden difundir las perspectivas de los “ciudadanos preocupados”. Estos expertos laicos presentan su identidad social como la autoridad para hablar sobre un asunto; “Como madre…”, “Como veterana…”, “Como policía…”. Los comunicadores convertidos, o las personas que supuestamente cambian de la posición “incorrecta” a la “correcta”, pueden ser especialmente persuasivos, como la mujer que abortó pero se arrepintió. Estas personas a menudo no existen en realidad o pueden ser coaccionadas o pagadas.


Si la gente normal no es suficiente, se puede recurrir a falsos expertos. Algunas son inventadas y usted puede estar atento al comportamiento de "usuarios no auténticos", por ejemplo, revisando X cuentas (anteriormente Twitter) usando el Botómetro. Pero los falsos expertos pueden presentarse en diferentes variedades.

Un falso experto es alguien utilizado para su título pero que no tiene experiencia relevante real. Un seudoexperto es alguien que afirma tener experiencia relevante pero que no tiene capacitación real.

Un experto en basura es un vendido. Es posible que alguna vez hayan tenido experiencia, pero ahora dicen que sea rentable. A menudo se puede encontrar que estas personas han apoyado otras afirmaciones dudosas (por ejemplo, que fumar no causa cáncer) o trabajan para institutos que regularmente producen "becas" cuestionables.

➡️Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Un experto en eco es cuando las fuentes de desinformación se citan entre sí para dar credibilidad a sus afirmaciones. China y Rusia citan habitualmente los periódicos de cada uno.

Un experto robado es alguien que existe, pero que en realidad no fue contactado y su investigación se malinterpreta. Del mismo modo, los agentes de desinformación también roban credibilidad de fuentes de noticias conocidas, como por ejemplo mediante typosquatting, la práctica de crear un nombre de dominio que se parece mucho al de una organización legítima.


* Profesor asociado de investigación de Psicología Social, Universidad Estatal de Luisiana.

La desinformación es engañoso generado deliberadamente y difundido con fines egoístas o maliciosos. A diferencia de la información errónea, que puede compartirse sin querer o con buenas intenciones, la desinformación tiene como objetivo fomentar la desconfianza, desestabilizar las instituciones, desacreditar las buenas intenciones, difamar a los oponentes y deslegitimar fuentes de conocimiento como la ciencia y el periodismo.

Muchos gobiernos participan en campañas de desinformación. Por ejemplo, el gobierno ruso ha utilizado imágenes de celebridades para llamar la atención sobre la propaganda contra Ucrania. Meta, empresa matriz de Facebook e Instagram, advirtió el 30 de noviembre de 2023 que China ha intensificado sus operaciones de desinformación.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe noticias relevantes sobre más negocios disruptores

La desinformación no es nada nuevo y muchos países, incluido Estados Unidos, han practicado la guerra de información. Pero internet otorga a las campañas de desinformación un alcance sin precedentes. Los gobiernos extranjeros, los trolls, los extremistas nacionales e internacionales, los especuladores oportunistas e incluso las agencias de desinformación pagadas explotan Internet para difundir contenido cuestionable. Los períodos de disturbios civiles, desastres naturales, crisis sanitarias y guerras provocan ansiedad y búsqueda de información, de la que se aprovechan los agentes de desinformación.

Ciertamente vale la pena estar atento a las señales de advertencia de desinformación y discurso peligroso, pero hay tácticas adicionales que emplean los agentes de desinformación.

La desinformación tiene como objetivo fomentar la desconfianza, desestabilizar las instituciones, desacreditar las buenas intenciones, difamar a los oponentes y deslegitimar fuentes de conocimiento

Es sólo una broma

Existen tácticas en las que los agentes de desinformación utilizan memes, comedia política de medios estatales o discursos para restar importancia a asuntos serios, atacar a otros, minimizar la violencia o deshumanizar y desviar la culpa.

Este enfoque proporciona una defensa fácil: si se les cuestiona, los agentes de desinformación pueden decir: "¿No puedes aceptar un chiste?". seguidos a menudo de acusaciones de ser demasiado políticamente correctos.

Shhh... díselo a todos

La generación de rumores es una táctica en la que los agentes de desinformación dicen tener acceso exclusivo a secretos que alegan están siendo ocultados intencionalmente. Indican que "sólo escucharás esto aquí" e implicarán que otros no están dispuestos a compartir la supuesta verdad; por ejemplo, "Los medios no informarán esto" o "El gobierno no quiere que sepas" y " No debería decirte esto…”

Pero no insisten en que la información se mantenga en secreto y, en cambio, incluirán estímulos para compartirla; por ejemplo, "Haz que esto se vuelva viral" o "La mayoría de la gente no tendrá el coraje de compartir esto". Es importante preguntarse cómo un autor o un orador pudo haber obtenido información tan “secreta” y cuál es su motivo para incitarlo a compartirla.

La gente está diciendo

A menudo la desinformación no tiene evidencia real, por lo que los agentes de desinformación encuentran o inventan personas que respalden sus afirmaciones. Esta suplantación puede adoptar múltiples formas. Los agentes de desinformación utilizarán anécdotas como evidencia, especialmente historias comprensivas de grupos vulnerables como mujeres o niños.

De manera similar, pueden difundir las perspectivas de los “ciudadanos preocupados”. Estos expertos laicos presentan su identidad social como la autoridad para hablar sobre un asunto; “Como madre…”, “Como veterana…”, “Como policía…”. Los comunicadores convertidos, o las personas que supuestamente cambian de la posición “incorrecta” a la “correcta”, pueden ser especialmente persuasivos, como la mujer que abortó pero se arrepintió. Estas personas a menudo no existen en realidad o pueden ser coaccionadas o pagadas.


Si la gente normal no es suficiente, se puede recurrir a falsos expertos. Algunas son inventadas y usted puede estar atento al comportamiento de "usuarios no auténticos", por ejemplo, revisando X cuentas (anteriormente Twitter) usando el Botómetro. Pero los falsos expertos pueden presentarse en diferentes variedades.

Un falso experto es alguien utilizado para su título pero que no tiene experiencia relevante real. Un seudoexperto es alguien que afirma tener experiencia relevante pero que no tiene capacitación real.

Un experto en basura es un vendido. Es posible que alguna vez hayan tenido experiencia, pero ahora dicen que sea rentable. A menudo se puede encontrar que estas personas han apoyado otras afirmaciones dudosas (por ejemplo, que fumar no causa cáncer) o trabajan para institutos que regularmente producen "becas" cuestionables.

➡️Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Un experto en eco es cuando las fuentes de desinformación se citan entre sí para dar credibilidad a sus afirmaciones. China y Rusia citan habitualmente los periódicos de cada uno.

Un experto robado es alguien que existe, pero que en realidad no fue contactado y su investigación se malinterpreta. Del mismo modo, los agentes de desinformación también roban credibilidad de fuentes de noticias conocidas, como por ejemplo mediante typosquatting, la práctica de crear un nombre de dominio que se parece mucho al de una organización legítima.


* Profesor asociado de investigación de Psicología Social, Universidad Estatal de Luisiana.

Política

Después de llegar, hay que trabajar para todas: Presidentas del Congreso

En este 2024 será la primera vez en la historia de México que los tres Poderes de la Unión estarán presididos por mujeres, pero esperan que la paridad se consolide también en ayuntamientos y cabildos

CDMX

Encabeza la ZMVM tráfico de animales

La PROFEPA aseguró a 8 de cada 10 ejemplares en peligro de extinción en la capital y el Edomex desde 2020

CDMX

Instalan memorial en Bellas Artes en honor a Norma, víctima de feminicidio

Familiares y amigos de la joven, víctima de feminicidio, la describen como una enfermera comprometida

Mundo

Cumbre por la paz revela fisura global

Líderes expresan preocupaciones por el conflicto en Ucrania, en una conferencia descafeinada por la ausencia de Rusia y China

Cultura

Rastreando las raíces del yoga: similitudes entre la cultura maya y de la India

Esta práctica se ha convertido en un fenómeno global, destaca la Embajada de India

Política

Reforma judicial implicará cambios a 16 artículos de la Constitución: Monreal

El legislador morenista anunció que se escuchará con respeto a ministros, jueces, académicos, litigantes y a cualquier persona interesada en la reforma