/ lunes 4 de noviembre de 2019

Arte y Academia | Apoyo a la Lectura

Por: Ana María Longi

Tanto las empresas editoriales como las librerías, -según observadores-; son ejemplo vivo, no sólo de persistencia socio-cultural y de apoyo a la Lectura sino qué, ambos espacios de difusión y venta, han constituido desde las más antiguas épocas, todo un milagro de sobrevivencia. Y, resulta digno de señalarse, porque, así nada más, y, a simple vista, y con el propósito de ser justicieros; todos y cada uno de nosotros, tanto como lectores, visitantes o amantes de tan incomparable oferta de escritura comunicante: Sabia, bella, apasionada e irrepetible impresa de papel que son todos los libros del planeta ---y que nos quedamos cortos al tratar de clasificarlos--; aceptémoslo; no llegamos a comprar, sino a curiosear, como parte de ese comportamiento tan utilizado hasta en un 99 punto 99 por ciento. Veamos. Para empezar, llegamos a los escaparates, no a adquirir ejemplares, sino simplemente a "echarles un vistazo". Pero, aún hay más.

Ya que si por las ruedas del destino, nos llamó la atención uno de tantos y empezamos a hojearlo con "h" y ojearlo con "o"; lo que procede es lo mismo que nos ocurre a todos: Qué, al enamorarnos poderosamente del mismo, nos lo llevamos "prestado", a la cafetería que por fortuna casi nunca faltan en esos lugares. Y bueno, pues "¡magnífico!"; porque, cercanamente a nuestro café y panecillos, el texto apetecido continuará en nuestras manos. Así, poco a poco nos relajamos, respiramos profundo, empezamos a hacer nuestra la citada lectura y, avanzamos el contenido de la casi siempre "gordita" unidad, hasta el atardecer. Y claro está, que al mirar el reloj de aquel cultivado fin de semana, resolvemos que ya ha llegado la hora de retirarnos y qué, al mismo tiempo, no podemos cubrir el costo de 300 o más pesos, de la bella edición, cuyo diseño ya absorbió no sólo nuestra esencia, sino incluso nuestra "calientita" temperatura corporal.

Y continuando con nuestra bonachona conducta, nos disponemos a salir de ahí, no sin antes, anotar el número de página en la que nos quedamos, para completar con broche de oro, nuestra gratuita lectura, y saber que más ocurrió de manera más económica, "y a vuelta de página". Y bueno-bueno, ¿qué más ocurre? ¡Pues quizá, y si es que nos ponemos comprensivos, tratar finalmente de comprender cómo funciona la misteriosa fuente de ganancias que rodean a estos dinámicos y positivos centros de atención. Porque a menos que estos pertenezcan a instituciones como UNAM, SEP, INBAL o Secretaría de Cultura, por ejemplo; todo el sistema de ofertas de iniciativa privada, están desenchufadas de subsidios o apoyos; por lo cual, el hecho de sobrevivir muchos de ellos hasta por años y a lo largo y ancho de la República Mexicana, constituye ya no sólo toda una muy digna proeza; sino incluso un misterio y hasta un milagro; porque en este tipo de asuntos, las campechanas suelen tostarse de otra manera.

Y uno de esos "tostados" que nos indica comprar y no tomar gratuitamente "el libro nuestro de cada día", debe intentar, salvar y hasta hacer prosperar los tan tradicionales espacios que creo todos amamos. Acudiendo, por ejemplo, a las conferencias que sobre sus productos, organizan directivos y escritores en círculo ejecutivo. Otras soluciones estriban en interesarnos por los literatos que comparecen todos los días en el mundo entero y que en nuestro país ---por cierto---, son muy prolíficos; y que al conquistar lectores, conquistan, automáticamente, hasta las referidas regalías citadas de empresas-autores. Así qué, merodeando al no tan lejano Siglo XIX; la lista de Poetas que engrosaron las comunidades de "Vates", resultaron crecientes. Mientras que en los siglos XX y XXI, están efectivizándose ---junto con los preocupantes cambios sociales---; la actual y sorprendente red de escritores, descendiente de aquel "Boom" que tanto nos enorgullece.

Un beso... y hasta la próxima charla

Por: Ana María Longi

Tanto las empresas editoriales como las librerías, -según observadores-; son ejemplo vivo, no sólo de persistencia socio-cultural y de apoyo a la Lectura sino qué, ambos espacios de difusión y venta, han constituido desde las más antiguas épocas, todo un milagro de sobrevivencia. Y, resulta digno de señalarse, porque, así nada más, y, a simple vista, y con el propósito de ser justicieros; todos y cada uno de nosotros, tanto como lectores, visitantes o amantes de tan incomparable oferta de escritura comunicante: Sabia, bella, apasionada e irrepetible impresa de papel que son todos los libros del planeta ---y que nos quedamos cortos al tratar de clasificarlos--; aceptémoslo; no llegamos a comprar, sino a curiosear, como parte de ese comportamiento tan utilizado hasta en un 99 punto 99 por ciento. Veamos. Para empezar, llegamos a los escaparates, no a adquirir ejemplares, sino simplemente a "echarles un vistazo". Pero, aún hay más.

Ya que si por las ruedas del destino, nos llamó la atención uno de tantos y empezamos a hojearlo con "h" y ojearlo con "o"; lo que procede es lo mismo que nos ocurre a todos: Qué, al enamorarnos poderosamente del mismo, nos lo llevamos "prestado", a la cafetería que por fortuna casi nunca faltan en esos lugares. Y bueno, pues "¡magnífico!"; porque, cercanamente a nuestro café y panecillos, el texto apetecido continuará en nuestras manos. Así, poco a poco nos relajamos, respiramos profundo, empezamos a hacer nuestra la citada lectura y, avanzamos el contenido de la casi siempre "gordita" unidad, hasta el atardecer. Y claro está, que al mirar el reloj de aquel cultivado fin de semana, resolvemos que ya ha llegado la hora de retirarnos y qué, al mismo tiempo, no podemos cubrir el costo de 300 o más pesos, de la bella edición, cuyo diseño ya absorbió no sólo nuestra esencia, sino incluso nuestra "calientita" temperatura corporal.

Y continuando con nuestra bonachona conducta, nos disponemos a salir de ahí, no sin antes, anotar el número de página en la que nos quedamos, para completar con broche de oro, nuestra gratuita lectura, y saber que más ocurrió de manera más económica, "y a vuelta de página". Y bueno-bueno, ¿qué más ocurre? ¡Pues quizá, y si es que nos ponemos comprensivos, tratar finalmente de comprender cómo funciona la misteriosa fuente de ganancias que rodean a estos dinámicos y positivos centros de atención. Porque a menos que estos pertenezcan a instituciones como UNAM, SEP, INBAL o Secretaría de Cultura, por ejemplo; todo el sistema de ofertas de iniciativa privada, están desenchufadas de subsidios o apoyos; por lo cual, el hecho de sobrevivir muchos de ellos hasta por años y a lo largo y ancho de la República Mexicana, constituye ya no sólo toda una muy digna proeza; sino incluso un misterio y hasta un milagro; porque en este tipo de asuntos, las campechanas suelen tostarse de otra manera.

Y uno de esos "tostados" que nos indica comprar y no tomar gratuitamente "el libro nuestro de cada día", debe intentar, salvar y hasta hacer prosperar los tan tradicionales espacios que creo todos amamos. Acudiendo, por ejemplo, a las conferencias que sobre sus productos, organizan directivos y escritores en círculo ejecutivo. Otras soluciones estriban en interesarnos por los literatos que comparecen todos los días en el mundo entero y que en nuestro país ---por cierto---, son muy prolíficos; y que al conquistar lectores, conquistan, automáticamente, hasta las referidas regalías citadas de empresas-autores. Así qué, merodeando al no tan lejano Siglo XIX; la lista de Poetas que engrosaron las comunidades de "Vates", resultaron crecientes. Mientras que en los siglos XX y XXI, están efectivizándose ---junto con los preocupantes cambios sociales---; la actual y sorprendente red de escritores, descendiente de aquel "Boom" que tanto nos enorgullece.

Un beso... y hasta la próxima charla

martes 10 de diciembre de 2019

Saldos de la polarización

lunes 09 de diciembre de 2019

Mitos de la factura electrónica

miércoles 04 de diciembre de 2019

Cuidemos a nuestras niñas y niños

martes 03 de diciembre de 2019

Un violador en tu camino

lunes 02 de diciembre de 2019

Arte y Academia | Semblanza diplomática

sábado 30 de noviembre de 2019

Google

viernes 29 de noviembre de 2019

Y tú, ¿eres visionario 2030?

Cargar Más