/ domingo 3 de marzo de 2019

Grandes ciudades

“DEFENDER A LA NATURALEZA ES DEFENDER A LOS HOMBRES”.

Octavio Paz.


Sabemos que las grandes ciudades enfrentan retos mayúsculos y complicados de resolver , toda vez que las necesidades van en aumento y se dan omisiones, presupuestos escasos y desvío de recursos en cuanto al presupuesto asignado a ciertos rubros; si a eso sumamos la inconsciencia y falta de civismo de la población, las cosas se complican… y así, entre los grandes desafíos, se contemplan problemas en materia de agua potable, contaminación del aire y cambio climático, por mencionar solo algunos.

Años hace que la Ciudad de México no frena su crecimiento y son muchos los ámbitos en que los servicios son francamente ineficientes; un ejemplo evidente se suscita en materia del agua en donde como una paradoja, en época de lluvias suelen inundarse avenidas rápidas y calles transitadas; sin embargo, la escasez de agua es enorme, sobre todo en zonas más marginadas, en donde la obtienen por tandeo, dado que hace mucho tiempo que del grifo no sale una gota.

Y hablando de la ineficiencia en los servicios citadinos, sabemos que el sistema de manejo de residuos está tan rebasado como el sistema de drenaje, sin omitir por supuesto la falta de educación y cultura cívica: basta observar las esquinas de calles y avenidas en donde los montones de basura se hacen evidentes al igual que los desechos que se ven volar de automóviles y personas que suelen arrojar sin menor recato colillas de cigarro, envolturas, desechos de animales, qué decir del humo de vehículos e industrias; toso ello con los consecuentes riesgos en materia de contaminación ambiental, y qué decir del grave impacto en materia de salud.

Al respecto, hemos de reconocer los programas que la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, presentó el pasado mes de enero entre los que destacan el del agua, calidad del aire y cambio climático, planteando la necesidad de un urgente programa de captación de agua pluvial, destinado a 10 mil viviendas, tanto en zonas marginadas como con escasez de agua, con el fin de dotar de agua de calidad a dicha población para uso doméstico: La meta es colocar 100 mil viviendas a lo largo del sexenio.

Al respecto, continuando con el tema de la captación de agua pluvial, se pretende implementar mecanismos para su aprovechamiento con lo cual, además de evitar inundaciones, se abrirá la oportunidad de abastecer a más zonas con carencias en la materia, además de industrias y comercios.

Adicionalmente, Sheinbaum plantea el rescate del Canal Nacional, cuyo objetivo radica en la construcción de un parque lineal de 8.6 kilómetros y el saneamiento del mismo, dado que se vincula drenaje, desazolve y otras cuestiones relacionadas con el cauce hídrico: al respecto, la propia Claudia encabeza una jornada de limpieza y rehabilitación. Para ello, se anunció una inversión de 100 millones de pesos en este 2019, este mes iniciará el proyecto ejecutivo y las obras durarán tres años.

Lejos de filias y fobias partidistas, hemos de reconocer decisiones acertadas por parte del gobierno citadino: una más es la propuesta de trabajar con el Centro Mario Molina en el desarrollo del nuevo plan de calidad del aire y cambio climático para la CDMX.

Sabemos –porque así lo ha manifestado-, que para el Nobel de Química 1995, Mario Molina, mejorar la calidad del aire y el transporte público es un gran reto para el gobierno, por lo que el trabajo en conjunto permitirá a los habitantes de la ciudad tener una vida saludable y libre de efectos contaminantes.

Parece cuando menos que estas materias: cambio climático, calidad del aire y el agua serán ejes rectores de la política ambiental de la capital del país; en adelante y si en verdad existe la convicción de trabajar al respecto, seguramente se habrá de contemplar la plantación de árboles y plantas en afán de reducir la contaminación del aire, mejorar el espacio urbano y la disminución del impacto en el cambio climático.

El medio ambiente y la salud deben ser ya factores centrales en materia política, si se pretende evitar un colapso en la Capital del país, y para ello han de realizarse igualmente programas de educación , cultura cívica y salud pública a manera de que la sociedad contribuya también en la parte que nos corresponde… Así sea!

gamogui@hotmail.com



“DEFENDER A LA NATURALEZA ES DEFENDER A LOS HOMBRES”.

Octavio Paz.


Sabemos que las grandes ciudades enfrentan retos mayúsculos y complicados de resolver , toda vez que las necesidades van en aumento y se dan omisiones, presupuestos escasos y desvío de recursos en cuanto al presupuesto asignado a ciertos rubros; si a eso sumamos la inconsciencia y falta de civismo de la población, las cosas se complican… y así, entre los grandes desafíos, se contemplan problemas en materia de agua potable, contaminación del aire y cambio climático, por mencionar solo algunos.

Años hace que la Ciudad de México no frena su crecimiento y son muchos los ámbitos en que los servicios son francamente ineficientes; un ejemplo evidente se suscita en materia del agua en donde como una paradoja, en época de lluvias suelen inundarse avenidas rápidas y calles transitadas; sin embargo, la escasez de agua es enorme, sobre todo en zonas más marginadas, en donde la obtienen por tandeo, dado que hace mucho tiempo que del grifo no sale una gota.

Y hablando de la ineficiencia en los servicios citadinos, sabemos que el sistema de manejo de residuos está tan rebasado como el sistema de drenaje, sin omitir por supuesto la falta de educación y cultura cívica: basta observar las esquinas de calles y avenidas en donde los montones de basura se hacen evidentes al igual que los desechos que se ven volar de automóviles y personas que suelen arrojar sin menor recato colillas de cigarro, envolturas, desechos de animales, qué decir del humo de vehículos e industrias; toso ello con los consecuentes riesgos en materia de contaminación ambiental, y qué decir del grave impacto en materia de salud.

Al respecto, hemos de reconocer los programas que la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, presentó el pasado mes de enero entre los que destacan el del agua, calidad del aire y cambio climático, planteando la necesidad de un urgente programa de captación de agua pluvial, destinado a 10 mil viviendas, tanto en zonas marginadas como con escasez de agua, con el fin de dotar de agua de calidad a dicha población para uso doméstico: La meta es colocar 100 mil viviendas a lo largo del sexenio.

Al respecto, continuando con el tema de la captación de agua pluvial, se pretende implementar mecanismos para su aprovechamiento con lo cual, además de evitar inundaciones, se abrirá la oportunidad de abastecer a más zonas con carencias en la materia, además de industrias y comercios.

Adicionalmente, Sheinbaum plantea el rescate del Canal Nacional, cuyo objetivo radica en la construcción de un parque lineal de 8.6 kilómetros y el saneamiento del mismo, dado que se vincula drenaje, desazolve y otras cuestiones relacionadas con el cauce hídrico: al respecto, la propia Claudia encabeza una jornada de limpieza y rehabilitación. Para ello, se anunció una inversión de 100 millones de pesos en este 2019, este mes iniciará el proyecto ejecutivo y las obras durarán tres años.

Lejos de filias y fobias partidistas, hemos de reconocer decisiones acertadas por parte del gobierno citadino: una más es la propuesta de trabajar con el Centro Mario Molina en el desarrollo del nuevo plan de calidad del aire y cambio climático para la CDMX.

Sabemos –porque así lo ha manifestado-, que para el Nobel de Química 1995, Mario Molina, mejorar la calidad del aire y el transporte público es un gran reto para el gobierno, por lo que el trabajo en conjunto permitirá a los habitantes de la ciudad tener una vida saludable y libre de efectos contaminantes.

Parece cuando menos que estas materias: cambio climático, calidad del aire y el agua serán ejes rectores de la política ambiental de la capital del país; en adelante y si en verdad existe la convicción de trabajar al respecto, seguramente se habrá de contemplar la plantación de árboles y plantas en afán de reducir la contaminación del aire, mejorar el espacio urbano y la disminución del impacto en el cambio climático.

El medio ambiente y la salud deben ser ya factores centrales en materia política, si se pretende evitar un colapso en la Capital del país, y para ello han de realizarse igualmente programas de educación , cultura cívica y salud pública a manera de que la sociedad contribuya también en la parte que nos corresponde… Así sea!

gamogui@hotmail.com



domingo 16 de junio de 2019

Norberto Ronquillo

domingo 09 de junio de 2019

El uniforme neutro: asunto trascendente

domingo 02 de junio de 2019

Sistema de salud mexicano en riesgo

domingo 19 de mayo de 2019

Experiencias en la CDMX

domingo 12 de mayo de 2019

Gracias MAMÁ

domingo 05 de mayo de 2019

Venezuela

domingo 28 de abril de 2019

Defender la verdad

sábado 20 de abril de 2019

Terrorífico incendio

domingo 14 de abril de 2019

Desabasto de medicamentos

Cargar Más