/ sábado 17 de octubre de 2020

Centro de barrio | Novato y maleducado

El pasado 7 de octubre hubo dos comparecencias ante comisiones del Congreso de la Ciudad de México, a las cuales di seguimiento. La de la secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda, Ileana Villalobos, y la del secretario de Obras y Servicios, Jesús Esteva.

En el primer caso hubo cuestionamientos muy severos de algunos diputados, Ileana Villalobos dio respuesta con amabilidad y un esfuerzo por convencer a los diputados. También hubo legisladores insatisfechos con sus respuestas.

Villalobos comentó que algunas de las dudas planteadas en su comparecencia ya habían estado presentes en puntos de acuerdo, previamente respondidos por la dependencia que dirige.

En el segundo caso, me parece que Jesús Esteva tuvo cuestionamientos menos críticos. Pero, en términos de información, la comparecencia de Esteva fue sumamente rica, porque al ser una dependencia que ejecuta obras planeadas y planteadas por otras, habló también de medio ambiente y movilidad.

Es de destacar que siempre hubo humildad, amabilidad y respeto hacia la legislatura. Se nota la intensa actividad en la Sobse, así tenga diferencias con todas las obras que están haciendo para favorecer el uso del auto.

A Sobse toca la ejecución de las obras, no necesariamente su decisión, y en ese sentido admiro el espíritu de innovación y continuidad, y pongo como ejemplo las banquetas en Insurgentes.

El patrón de adocretos prefabricados en medidas de 30x60 fue diseñado en la Autoridad del Espacio Público en 2016, la Secretaría de Obras le dio continuidad, pero además lo ha mejorado en dos vías, el reciclaje de residuos de la construcción para su fabricación, y el método de colocación.

El viernes 9 se llevó a cabo la comparecencia del Secretario de Movilidad, Andrés Lajous, ante la comisión del mismo nombre. No fue el mismo tono de respeto.

Mientras Esteva y Villalobos mostraron institucionalidad y reconocimiento al Poder Legislativo de la Ciudad de México, a Lajous le fueron incómodas las preguntas de un par de legisladores, pero fue notoria la diferencia de tono hacia el diputado (varón) Jorge Gaviño, respecto a la diputada (mujer) Gabriela Salido, a quien prácticamente sólo respondió con burlas, pero no con contenidos.

En vez de responder en forma directa, escuchamos de Lajous frases como: “Da la impresión de que no conoce bien la diputada los procedimientos de la administración pública”, “es importante que conozca cómo funciona la administración pública” (dos veces). “Sí me parece fuera de lugar que sea económica con la verdad de la forma que lo fue”. “No debe mal informar a la ciudadanía”, ”Le pido que revise la ley”. “Da la impresión de que no conoce bien el sistema de transporte público de la Ciudad de México”.

El que no conoce los procedimientos de la administración pública, y menos el Artículo 61 constitucional, es Andrés Lajous, quien hasta donde sé tiene menos de dos años de experiencia en la administración pública: no sabe que su función al comparecer ante el Poder Legislativo es rendir cuentas más que cuestionar a los legisladores.

Al final, las dudas que prevalecían en materia de bicicletas sin anclaje, parquímetros, fideicomisos, movilidad integrada y otros temas, quedaron sin respuesta, porque nuestro secretario grosero tenía como prioridad exhibir, en vez de rendir cuentas.

El pasado 7 de octubre hubo dos comparecencias ante comisiones del Congreso de la Ciudad de México, a las cuales di seguimiento. La de la secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda, Ileana Villalobos, y la del secretario de Obras y Servicios, Jesús Esteva.

En el primer caso hubo cuestionamientos muy severos de algunos diputados, Ileana Villalobos dio respuesta con amabilidad y un esfuerzo por convencer a los diputados. También hubo legisladores insatisfechos con sus respuestas.

Villalobos comentó que algunas de las dudas planteadas en su comparecencia ya habían estado presentes en puntos de acuerdo, previamente respondidos por la dependencia que dirige.

En el segundo caso, me parece que Jesús Esteva tuvo cuestionamientos menos críticos. Pero, en términos de información, la comparecencia de Esteva fue sumamente rica, porque al ser una dependencia que ejecuta obras planeadas y planteadas por otras, habló también de medio ambiente y movilidad.

Es de destacar que siempre hubo humildad, amabilidad y respeto hacia la legislatura. Se nota la intensa actividad en la Sobse, así tenga diferencias con todas las obras que están haciendo para favorecer el uso del auto.

A Sobse toca la ejecución de las obras, no necesariamente su decisión, y en ese sentido admiro el espíritu de innovación y continuidad, y pongo como ejemplo las banquetas en Insurgentes.

El patrón de adocretos prefabricados en medidas de 30x60 fue diseñado en la Autoridad del Espacio Público en 2016, la Secretaría de Obras le dio continuidad, pero además lo ha mejorado en dos vías, el reciclaje de residuos de la construcción para su fabricación, y el método de colocación.

El viernes 9 se llevó a cabo la comparecencia del Secretario de Movilidad, Andrés Lajous, ante la comisión del mismo nombre. No fue el mismo tono de respeto.

Mientras Esteva y Villalobos mostraron institucionalidad y reconocimiento al Poder Legislativo de la Ciudad de México, a Lajous le fueron incómodas las preguntas de un par de legisladores, pero fue notoria la diferencia de tono hacia el diputado (varón) Jorge Gaviño, respecto a la diputada (mujer) Gabriela Salido, a quien prácticamente sólo respondió con burlas, pero no con contenidos.

En vez de responder en forma directa, escuchamos de Lajous frases como: “Da la impresión de que no conoce bien la diputada los procedimientos de la administración pública”, “es importante que conozca cómo funciona la administración pública” (dos veces). “Sí me parece fuera de lugar que sea económica con la verdad de la forma que lo fue”. “No debe mal informar a la ciudadanía”, ”Le pido que revise la ley”. “Da la impresión de que no conoce bien el sistema de transporte público de la Ciudad de México”.

El que no conoce los procedimientos de la administración pública, y menos el Artículo 61 constitucional, es Andrés Lajous, quien hasta donde sé tiene menos de dos años de experiencia en la administración pública: no sabe que su función al comparecer ante el Poder Legislativo es rendir cuentas más que cuestionar a los legisladores.

Al final, las dudas que prevalecían en materia de bicicletas sin anclaje, parquímetros, fideicomisos, movilidad integrada y otros temas, quedaron sin respuesta, porque nuestro secretario grosero tenía como prioridad exhibir, en vez de rendir cuentas.