/ sábado 19 de noviembre de 2016

Orgánica

  • Pablo Marentes

La Producción Mundial de maíz en 2016 registra una exasperante disminución promedio de 7.36 por ciento anual. En números absolutos: 70.64 millones de toneladas menos que en 2015.

Este mes el Departamento de Agricultura de Estados Unidos estima que la Producción mundial de maíz en 2017 será de 1030.53 millones de toneladas, cerca de 4.84 millones de toneladas más de lo estimado el mes pasado.

La Producción Mundial en toneladas, estimada para este 2016, podría significar una disminución de 70 millones de toneladas: una producción menor en 7.36 por ciento en la producción de maíz alrededor del mundo.

La producción anual en toneladas métricas en algunos países sería: Estados Unidos: 386.748.000, China: 216.000.000, Brasil: 83.500.000, Unión Europea: 60.279.000, Argentina: 36.500.000, Ucrania: 27.000.000, México: 24.500.000, India: 24.500.000, Rusia: 14.500.000, Sudáfrica: 13.000.000, Canadá: 12.500.000, Indonesia: 9.600.000, Filipinas: 7.900.000, Nigeria: 7.200.000, Serbia: 7.000.000, Etiopía: 6.300.000. Anuncian que la próxima actualización será el viernes 9 de diciembre. Cada año de la década de 2000-2010, la producción de maíz en México decreció. En 2012 México registró un ligero aumento. Pero la tendencia ha sido hacia la disminución.

De entre los países productores, México es el único que podría aumentar en el plazo inmediato su producción. La globalización impide que la Unión Europea y Estados Unidos creen en el inmediato y corto plazo más empleos agrícolas. Tampoco hay trabajadores que deseen ocuparse en la producción agrícola. México podría acudir a su oferta ilimitada de mano de obra en el campo para satisfacer la demanda interna total y exportar maíz.

La cuarta parte de la población mexicana vive en unos 180 mil asentamientos rurales dispersos, de 2000 a 3000 habitantes. Son 25 millones de seres humanos, 4 millones 800 mil familias cuyos miembros saben cultivar la tierra, contra la adversidad. Con eficacia producen maíz y otros granos, sin añadirle a la tierra ni un miligramo de fertilizante. Y no emplean tractores porque muchos cultivan parcelas en las faldas de las montañas de las dos grandes sierras madre. Esos agricultores viven en las desdichadas “zonas de refugio cultural.”  Su producción la compran intermediarios locales a muy bajos precios y la distribuyen en poblaciones aledañas. Pero no son cualquier alimento. Son alimentos orgánicos muy apreciados en el occidente europeo y en las grandes zonas urbanas de Estados Unidos. México podría convertirse en el principal productor de maíz orgánico.

También es posible incrementar la producción de chocolate orgánico con calidad de exportación. El mercado internacional del chocolate lo perdió Tabasco hace más de 50 años. El mercado lo surte la producción cacaotera de la República de Ghana. Es su principal producto de exportación.

México podría convertirse en el plazo inmediato en el principal productor de alimentos orgánicos. Y de carnes orgánicas.  Y nuevamente en el principal productor de fibras duras orgánicas, naturales, si se regeneran en Yucatán los plantíos –planteles les denominan los yucatecos—que producen la fibras de henequén más largas y resistentes. Yucatán satisfacía la demanda inernacional de cordeles para la jarciaría de los barcos mercantes y los cordeles para amarrar las pacas y tejer sacos para el transporte de gramíneas y de todo tipo de productos agrícolas. En Yucatán se establecía el precio internacional de las fibras duras naturales. La solución de los problemas que se avecinan son, la escasez de alimentos orgánicos y las fibras duras naturales. Aquí los tenemos. En el territorio nacional.

  • Pablo Marentes

La Producción Mundial de maíz en 2016 registra una exasperante disminución promedio de 7.36 por ciento anual. En números absolutos: 70.64 millones de toneladas menos que en 2015.

Este mes el Departamento de Agricultura de Estados Unidos estima que la Producción mundial de maíz en 2017 será de 1030.53 millones de toneladas, cerca de 4.84 millones de toneladas más de lo estimado el mes pasado.

La Producción Mundial en toneladas, estimada para este 2016, podría significar una disminución de 70 millones de toneladas: una producción menor en 7.36 por ciento en la producción de maíz alrededor del mundo.

La producción anual en toneladas métricas en algunos países sería: Estados Unidos: 386.748.000, China: 216.000.000, Brasil: 83.500.000, Unión Europea: 60.279.000, Argentina: 36.500.000, Ucrania: 27.000.000, México: 24.500.000, India: 24.500.000, Rusia: 14.500.000, Sudáfrica: 13.000.000, Canadá: 12.500.000, Indonesia: 9.600.000, Filipinas: 7.900.000, Nigeria: 7.200.000, Serbia: 7.000.000, Etiopía: 6.300.000. Anuncian que la próxima actualización será el viernes 9 de diciembre. Cada año de la década de 2000-2010, la producción de maíz en México decreció. En 2012 México registró un ligero aumento. Pero la tendencia ha sido hacia la disminución.

De entre los países productores, México es el único que podría aumentar en el plazo inmediato su producción. La globalización impide que la Unión Europea y Estados Unidos creen en el inmediato y corto plazo más empleos agrícolas. Tampoco hay trabajadores que deseen ocuparse en la producción agrícola. México podría acudir a su oferta ilimitada de mano de obra en el campo para satisfacer la demanda interna total y exportar maíz.

La cuarta parte de la población mexicana vive en unos 180 mil asentamientos rurales dispersos, de 2000 a 3000 habitantes. Son 25 millones de seres humanos, 4 millones 800 mil familias cuyos miembros saben cultivar la tierra, contra la adversidad. Con eficacia producen maíz y otros granos, sin añadirle a la tierra ni un miligramo de fertilizante. Y no emplean tractores porque muchos cultivan parcelas en las faldas de las montañas de las dos grandes sierras madre. Esos agricultores viven en las desdichadas “zonas de refugio cultural.”  Su producción la compran intermediarios locales a muy bajos precios y la distribuyen en poblaciones aledañas. Pero no son cualquier alimento. Son alimentos orgánicos muy apreciados en el occidente europeo y en las grandes zonas urbanas de Estados Unidos. México podría convertirse en el principal productor de maíz orgánico.

También es posible incrementar la producción de chocolate orgánico con calidad de exportación. El mercado internacional del chocolate lo perdió Tabasco hace más de 50 años. El mercado lo surte la producción cacaotera de la República de Ghana. Es su principal producto de exportación.

México podría convertirse en el plazo inmediato en el principal productor de alimentos orgánicos. Y de carnes orgánicas.  Y nuevamente en el principal productor de fibras duras orgánicas, naturales, si se regeneran en Yucatán los plantíos –planteles les denominan los yucatecos—que producen la fibras de henequén más largas y resistentes. Yucatán satisfacía la demanda inernacional de cordeles para la jarciaría de los barcos mercantes y los cordeles para amarrar las pacas y tejer sacos para el transporte de gramíneas y de todo tipo de productos agrícolas. En Yucatán se establecía el precio internacional de las fibras duras naturales. La solución de los problemas que se avecinan son, la escasez de alimentos orgánicos y las fibras duras naturales. Aquí los tenemos. En el territorio nacional.

sábado 18 de noviembre de 2017

Estado

viernes 27 de octubre de 2017

Sucesión

viernes 13 de octubre de 2017

Codazo

viernes 06 de octubre de 2017

Ciudades

sábado 30 de septiembre de 2017

Política

viernes 08 de septiembre de 2017

Cincuenta

sábado 26 de agosto de 2017

Destituidos

sábado 19 de agosto de 2017

Temas

miércoles 09 de agosto de 2017

Tormento

sábado 29 de julio de 2017

Juan

Cargar Más