/ lunes 2 de diciembre de 2019

Gobierno de AMLO, ocurrencias y soberbia

El primer año de gobierno del presidente López Obrador ha sido marcado por la soberbia, las ocurrencias y los malos resultados.


No existe rubro en el que México sea mejor. La democracia y las instituciones de la democracia han estado en constante ataque y en algunos casos ya las empezaron a desmantelar, como es el caso de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. El desbordamiento de la violencia y de la inseguridad, la entrega del sistema educativo, la falta de medicamentos y el crecimiento del 0% del PIB comprueban que el proyecto que presentó López Obrador durante la campaña nunca se sustentó más que en buenas intenciones.


Por otro lado, ni siquiera han logrado ser congruentes con el discurso de la honestidad y el combate a la corrupción. Más del 70% de los contratos han sido adjudicaciones directas y los programas sociales -que tanto presumen- no cuentan con reglas de operación ni padrones transparentes; o dicho en otras palabras, no se pueden medir sus resultados ni comprobar el destino de los recursos que se les asigna.


Al cumplir su primer año de gobierno esta administración ha quedado a deber al país.

Muy lejos de lo que se ofreció y lo que se esperaba.

El primer año de gobierno del presidente López Obrador ha sido marcado por la soberbia, las ocurrencias y los malos resultados.


No existe rubro en el que México sea mejor. La democracia y las instituciones de la democracia han estado en constante ataque y en algunos casos ya las empezaron a desmantelar, como es el caso de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. El desbordamiento de la violencia y de la inseguridad, la entrega del sistema educativo, la falta de medicamentos y el crecimiento del 0% del PIB comprueban que el proyecto que presentó López Obrador durante la campaña nunca se sustentó más que en buenas intenciones.


Por otro lado, ni siquiera han logrado ser congruentes con el discurso de la honestidad y el combate a la corrupción. Más del 70% de los contratos han sido adjudicaciones directas y los programas sociales -que tanto presumen- no cuentan con reglas de operación ni padrones transparentes; o dicho en otras palabras, no se pueden medir sus resultados ni comprobar el destino de los recursos que se les asigna.


Al cumplir su primer año de gobierno esta administración ha quedado a deber al país.

Muy lejos de lo que se ofreció y lo que se esperaba.

lunes 04 de mayo de 2020

Reforma a la ley de presupuesto

lunes 06 de abril de 2020

Es con solidaridad

lunes 06 de enero de 2020

La economía familiar

lunes 16 de diciembre de 2019

Balance de un año de AMLO

lunes 02 de diciembre de 2019

Gobierno de AMLO, ocurrencias y soberbia

lunes 11 de noviembre de 2019

Seguridad sin pretextos

Cargar Más